Emoción y suspense hasta la última curva de la última vuelta.

Pues si, así fue, hasta la última curva de la última vuelta la victoria en la categoría Master de la Copa R6 estuvo plena de incertidumbre por una caída que tuve en la vuelta 4 al tocarme con otro piloto que hizo que tuviera que remontar más de 27,3 segundos en 8 vueltas a mi... View Article

Pues si, así fue, hasta la última curva de la última vuelta la victoria en la categoría Master de la Copa R6 estuvo plena de incertidumbre por una caída que tuve en la vuelta 4 al tocarme con otro piloto que hizo que tuviera que remontar más de 27,3 segundos en 8 vueltas a mi rival para conseguir el que creo que es más que un merecido premio a la temporada realizada.

Vamos con el resumen del fin de semana completo. El viernes, debido a la niebla perdí una tanda, y un error mío con el horario hizo que me perdiese prácticamente otra, por lo que solo pude rodar una tanda y 5 vueltas de otra. Aún así, no estaba preocupado, los tiempos me habían salido a la primera y así no me machacaba mucho porque llevaba prácticamente 2 meses sin coger la moto, lo que hizo que a pesar de rodar tan poco ya tuviera molestias musculares.

El sábado para los cronometrados tenía claro que no podía hacer tandas largas como a mí me gusta debido a esas molestias, sobre todo la que tenía en el cuadriceps derecho que a partir de dar 5-6 vueltas seguidas me empezaba a molestar mucho en las curvas de derechas. Además, estaba claro que el primer crono no iba a ser el bueno debido al fresquito de la pista (10:00 de la mañana). Debido a esto salí con la única intención de ir cogiendo el feeling a la pista después de lo poquito que había rodado el viernes y prepararme para el segundo crono que era a las 13:15, ya con una temperatura decente, y en el que además saldría con unas ruedas bastante mejor (14 vueltas) en comparación con las que iba a utilizar en el primer crono, que tenían ya 40 vueltas. Pese al fresquito y a las ruedas en el primer crono conseguí bajar un poquito más el crono con respecto al viernes, pero quedándome a un segundo, segundo y medio del tiempo que quería conseguir para clasificar donde tenía que estar.

El segundo crono salió según lo esperado, gracias a la mejora de la temperatura de la pista y a tener unas ruedas con mucho más grip conseguí bajar el tiempo a 1,49,6 colocándome 15 de parrilla y situado entre los pilotos de mi guerra como se suele decir, aunque si hubiera tenido presupuesto para poner ruedas nuevas habría mejorado algún puesto más y habría bajado a 48 que creo que era mi tiempo para clasificar, aún así contento, estaba + – en la posición donde tenía que estar.

De cara a la carrera el único objetivo era acabar delante de mi rival en la categoría Master, debido al cero que tuve en la primera carrera de Navarra, tenía que quedar delante de mi rival si o si para poder alzarme con el primer puesto de la categoría, puesto que pese a haberlo hecho en el resto de carreras de la temporada, al ser un campeonato de sólo 6 carreras, todavía estaba un punto por detrás en la clasificación.

Por tanto, tenía un dilema de cara a la carrera, si había lucha en el grupo en el que tenía claro que iba a estar durante la carrera, siempre y cuando hiciera una salida decente, ¿qué tenía que hacer? entrar en guerra o no con ellos, o dedicarme a conservar quedándome detrás sabiendo que mi rival por la categoría master en teoría iba a estar más atrás.

CARRERA: Hice una salida horrorosa para empezar, y además me toque con un piloto, lo que hizo que perdiera alguna posición más. Como consecuencia de esto las tres primeras vueltas me toco apretar y adelantar para poderme poner a rueda del grupo de pilotos que tenemos un ritmo parejo. La verdad que una vez pasada la primera vuelta, vi que me acercaba con facilidad teniendo un poquito más de ritmo que ellos (correr con ruedas nuevas es una maravilla, jeje), de hecho ya durante las últimas curvas de la tercera vuelta estaba pegado a ellos y podía haber intentado algún adelantamiento, pero no quería arriesgar y prefería esperar a las frenadas fuertes de las rectas de meta y la de atrás para intentarlo. Así llegué al inicio de la cuarta vuelta, con la intención de adelantar a alguno del grupo en la frenada de la curva 1, cuando llegué a la frenada vi que frenaba mucho más tarde que ellos. Tenía claro que uno o dos pilotos adelantaría en la frenada, pero al verlos tan juntos me dio cosa entrar por dentro no fuera a ser que luego no tuviera hueco para meterme en medio y me llevase puesto a alguno, así que decidí frenar por fuera, el problema vino cuando estaba pasando por fuera en la frenada porque el piloto que me precedía debió pensar lo mismo que yo echándose hacia fuera al piano, y claro ahí estaba yo, lo que hizo que nos tocásemos dándome en el protector de freno moviéndomelo hacia abajo y tocando la palanca de freno lo que hizo que la moto se descontrolase por completo. Por suerte conseguí hacerme con ella sin caerme en el asfalto, pero cuando llegue a la grava no pude hacer nada para evitar caerme.

En ese momento sentí una rabia increíble, no podía creer, que precisamente por no arriesgar o ser más agresivo en el adelantamiento, me había pasado lo que no quería que me pasase y que podía hacer que perdiese el título. Conseguí levantar la moto justo antes de que llegasen los comisarios, y cuando vieron que la levante se dieron la vuelta volviendo a su puesto dejándome allí sin ayudarme a empujarla un poco porque estaba realmente hundida en la grava, tuve que darle dos veces al arranque porque a la primera no hubo suerte y además se había movido la piña de arranque. Cuando por fin arrancó y gracias a la ayuda de uno de los comisarios a los cuales les grité para que vinieran a ayudarme, conseguimos salir de la montaña de grava en la que estaba, no sin dificultad.

A partir de ahí empezó otra carrera, no sabía cuanto tiempo había perdido, si me daría tiempo a remontar hasta poder quedar delante de mi rival, requisito imprescindible para poder ganar la categoría, y por supuesto ir con cabeza y no caerme por ir como pollo in cabeza. Así que, sin ponerme nervioso, pero con rabia por lo injusto que me parecía, decidí darlo todo como si de una Superpole se tratase, marcando un buen ritmo y unos buenos tiempos, excepto cuando tenía que adelantar a varios pilotos en una misma vuelta.

La primera vuelta al salir de la grava la hice con mucho cuidado por la suciedad que habían cogido las ruedas, pero a partir de ahí apreté sin saber si llegaría o no, se me quitaron los dolores de cuadricep debido a la adrenalina y mi único objetivo era ir adelantando a todos los pilotos a los que iba llegando y esperar ver en algún momento al dorsal 66 (Olga Shaternikova). De la grava salí en la posición 34 y pude adelantar e ir remontando hasta que por fin cuando entre en la recta de meta de la penúltima vuelta, a final de la recta vi que Olga estaba en ese momento entrando en la curva uno. Tenía claro que si no cometía ningún fallo en esas dos vuelta llegaría a su rueda y tendría oportunidad de adelantarla. Así fue, en la penúltima vuelta conseguí adelantar a los dos pilotos que iban detrás de ella, y en la última vuelta llegando a la frenada de Dry Sark me conseguí poner a su rueda, pero no podía intentarlo porque había bandera amarilla. Una vez pasado el siguiente puesto en el que ya no había bandera era en la curva de Nieto, pero decidí no intentarlo y dejarlo para la última curva, la de Jorge Lorenzo, por lo que en las rápidas anteriores me pegué bien a su rueda para salir por fuera después de la última rápida y poder meterme por dentro en la frenada de la última curva, así lo hice y por suerte salió bien. Cuando ya nadie se lo esperaba conseguí entrar por delante y aunque acabé en la posición 19 de la carrera, había conseguido remontar 27 segundos, 15 puestos y conseguir los puntos necesarios para adelantar en la clasificación general al primer puesto de la categoría master llevándome el título.

Felicidad máxima, carrerón sin fallos a partir de la caída, buenos tiempos, volviendo a hacer 48 y diversión vuelta tras vuelta con la emoción de no saber si lo conseguiría.

Al final, objetivo del año conseguido, espero que el año que viene pueda seguir disfrutando de esta pasión que tanto me gusta y me motiva junto a mi chica, Raquel, principal seguidora que siempre esta ahí y me anima a que siga pese a que ya estoy cerca de los 47 palos. Gracias a GRÚAS FERNÁNDEZ y JJSEGUROS que obviamente sin ellos no podría estar ahí y para terminar espero poder seguir con mi equipo GV-STRATOS el año que viene, un gran equipo en el que entre todos hemos conseguido ser como una familia en la que el buen ambiente que tenemos dentro del equipo entre todos, pilotos, mecánicos, etc hace que todo sea mucho más fácil. Menuda fiesta nos metimos el domingo para celebrar todos los títulos conseguidos.

Os dejo unas fotos que resumen todo lo acontecido el fin de semana.

#Grúas Fernández #JJSeguros #GVStratos #GVRacing #NewLabelArco #Michelin


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: